2020 · 08 · 07

Israel maquilla su crudeza al ofrecer ayuda al Líbano

El escritor y periodista israelí se burló del cinismo israelí escribiendo en Haaretz: ¡Israel el destructor se convierte en Israel el misericordioso! Es un repugnante espectáculo de hipocresía. Solo la semana pasada el ministro de defensa de Israel amenazó a El Líbano con “la destrucción de su infraestructura”, algo similar a lo que se vio en el reciente estallido de Beirut y ahora descaradamente ofrecen ayuda… Esto es Israel, ni más ni menos.

Una explosión masiva golpeó el puerto libanés de Beirut el martes, causando muchos estragos en la capital, con al menos 137 muertos y 5.000 heridos, mientras que cientos de personas siguen desaparecidas, lo que hace temer que el número de muertos aumente considerablemente.

La explosión dejó sin hogar a más de 300.000 personas, según el gobernador de la ciudad, y las autoridades libanesas declararon Beirut “ciudad catastrófica” antes de imponer un estado de emergencia de dos semanas.

Testigos oculares confirmaron que los heridos están varados en hospitales con largos tiempos de espera para recibir atención médica. El país, que ya ha sufrido graves crisis humanitarias, económicas y políticas, es claramente incapaz de hacer frente a un desastre de tal magnitud.

Sin embargo, varios países, entre ellos Turquía, Qatar, Jordania e Iraq, ya han enviado hospitales de campaña y ayuda médica después de que el Ministro de Salud libanés Hamad Hassan expresara el jueves que el país necesitaba más ayuda para hacer frente a las consecuencias de la catástrofe.

“Estamos en contacto con los países árabes y europeos para asegurar la ayuda médica para el Líbano”, dijo Hassan a Sawt Lebnan Radio. “Lo que se requiere hoy es establecer hospitales de campaña en la capital y esto debería incluir hospitales militares”.

En medio del desgarrador desastre, varios funcionarios de la ocupación israelí afirmaron que Israel está dispuesto a ayudar al Líbano. El ministro de defensa israelí Benny Gantz y el ministro de relaciones exteriores Gabi Ashkenazi revelaron que Israel se acercó al Líbano a través de los canales internacionales de defensa y diplomáticos para ofrecer al gobierno ayuda humanitaria.

Mientras tanto, el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu dio instrucciones al jefe del Consejo de Seguridad Nacional, Meir Ben-Shabbat, para que hablara con el Coordinador Especial de las Naciones Unidas para el proceso de paz del Oriente Medio, Nickolay Mladenov, a fin de aclarar cómo puede Israel seguir ayudando al Líbano.

El presidente israelí Reuven Rivlin ofreció sus condolencias por los fallecidos y heridos, tuiteando: “Compartimos el dolor del pueblo libanés y sinceramente extendemos la mano para ofrecer nuestra ayuda en este difícil momento”.

Por supuesto, el Líbano ha ignorado hasta ahora a Israel y las ofertas de ayuda israelíes a pesar de este tweet publicado por el portavoz de las fuerzas de ocupación israelíes: “Este es el momento de trascender cualquier conflicto”.

De hecho, el Líbano, que ha soportado dificultades nacionales incluso antes de que se produjera la explosión, necesita cualquier tipo de asistencia que se le ofrezca -pero no de Israel- que a principios de esta semana se comprometió a destruir su infraestructura. Durante las reuniones con el Jefe de Estado Mayor israelí Aviv Kochavi y otros miembros del estado mayor celebradas el jueves pasado, Gantz dio instrucciones a las Fuerzas de Defensa israelíes para que bombardearan la infraestructura libanesa en cualquier conflicto potencial con el Líbano. Esto se produjo después de días de tensión en el frente norte.

El Líbano no quiere ayuda del estado que inventó la Doctrina Dahiya, que es una estrategia militar basada en la destrucción de la infraestructura civil bajo la pretensión de impedir que los combatientes la utilicen. Para lograr este fin, se permite a las fuerzas israelíes emplear un poder desproporcionado. Esta estrategia lleva el nombre del barrio de Dahiya de Beirut, que fue completamente destruido por Israel en 2006.

El ex Ministro de Defensa israelí Naftali Bennett dijo una vez al diario israelí Haaretz que: “Las instituciones libanesas, su infraestructura, el aeropuerto, las centrales eléctricas, los cruces de tráfico, las bases del ejército libanés, todos ellos deberían ser objetivos legítimos si estalla una guerra. Eso es lo que ya deberíamos estar diciéndoles a ellos y al mundo ahora. Si Hezbollah dispara misiles en el frente doméstico israelí, esto significará enviar al Líbano de vuelta a la Edad Media.”

Gantz, que declaró que se acercó al Líbano a través de los canales internacionales y diplomáticos para ofrecer ayuda humanitaria, se jactó una vez de la destrucción de la Franja de Gaza y de su regreso a la Edad de Piedra. Mientras ponía el pie en el umbral de la política, el ex jefe del Estado Mayor israelí se enorgullecía de la matanza de palestinos. Sólo recientemente, en 2014, cuando era jefe del Estado Mayor, su ejército mató a más de 2.260 palestinos en un ataque de 51 días en la asediada Franja de Gaza.

Netanyahu, que afirmó que se puso en contacto con un enviado de las Naciones Unidas el mismo día de la explosión para informarle de que Israel está dispuesto a ayudar al Líbano, fue informado por los medios de comunicación israelíes de que amenazaba con atacar el Líbano a medida que aumentara la tensión entre los dos países. Refiriéndose a sus amenazas, confesó: “No son palabras vanas; tienen el peso del Estado de Israel y las Fuerzas de Defensa de Israel detrás de ellas y esto debe ser tomado en serio”.

Esto es suficiente para demostrar que Israel no es un estado que ofrece ayuda humanitaria, sino que causa tragedias humanitarias. Es un Estado construido sobre los huesos y los cráneos de los palestinos que han vivido en Palestina durante miles de años, y los judíos sionistas los mataron y desplazaron con el pretexto de que son “el pueblo elegido de Dios” que tiene derecho a vivir solo en Tierra Santa.

Como la mayoría de las personas en todo el mundo, no creo que Israel tenga un rostro humanitario. Cuando propone ayuda humanitaria, seguramente tiene en mente otro propósito, posiblemente la recolección de inteligencia en Beirut. Si Israel tiene un rostro humanitario, ¿por qué impone un asedio estricto a la Franja de Gaza e impide que sus residentes reciban el tratamiento adecuado? ¿Por qué está dividiendo la Cisjordania ocupada en cantones y rodeando las ciudades y pueblos palestinos con el muro del apartheid? ¿Por qué no ofrece un tratamiento médico adecuado a los prisioneros dentro de sus cárceles, lo que provoca muertes innecesarias y sin sentido cada año? Existe un número ilimitado de preguntas similares.

Estoy seguro de que el verdadero rostro israelí se reflejó a través del veterano político israelí, el Presidente del Partido Zehut, Moshe Feiglin. Celebró la explosión de Beirut y afirmó que fue un “regalo” de Gaza al pueblo judío, afirmando que deseaba que Israel fuera responsable de ella.

El ex MK israelí publicó en Facebook el miércoles: “En honor a [Tu B’Av – la fiesta judía del amor que tuvo lugar el martes y el miércoles], tuvimos un ‘espectacular espectáculo de pirotecnia’ en el Puerto de Beirut. Si fuimos nosotros, y espero que lo hayamos sido, entonces deberíamos estar orgullosos de ello, y con ello crearemos un equilibrio de terror. Al evitar decir que somos nosotros – nos estamos poniendo en el lado oscuro de la moralidad.” Este es el verdadero Israel, no el que afirma pertenecer a la humanidad.

Feiglin agradeció a Dios por organizar tan “maravillosa celebración”, refiriéndose a la explosión. “Hoy es Tu B’Av, es un día de regocijo, y un sincero y gran agradecimiento al Señor y a todos los genios y héroes (!) que organizaron esta maravillosa celebración en honor de la fiesta del amor”, escribió.

Esto es Israel, ni más ni menos.

 

Fuente: Monitordeoriente.com

 

Ver: 

Escritor y periodista israelí Gideon Levy: ¡Israel el destructor se convierte en Israel el misericordioso! Es un repugnante espectáculo de hipocresía

 

Periodista israelí Richard Silberstein dice que Israel causó la explosión del Puerto de Beirut