2020 · 08 · 14

¿Por qué los palestinos rechazamos el acuerdo entre Israel y los Emiratos Árabes?

Frente a este acuerdo, surgen las fundadas preocupaciones palestinas en cuanto al retroceso que este tipo de acuerdos implicaría para la causa palestina. Para los palestinos, esto es simplemente un acuerdo económico militar orquestado por Trump para beneficiar a Israel y su política colonial expansionista y a la estabilidad y continuidad de los regímenes petroleros y monarquías feudales de la región.

La información emitida por los medios pronorteamericanos y afines a Israel, tratan de mostrar que los palestinos rechazamos la paz y el acercamiento “pacifico” entre los países de la región. Sin embargo, omiten “intencionalmente” mencionar los verdaderos motivos que generan las preocupaciones palestinas.

Es parte del Plan de “Paz” de Trump

Para los palestinos, este acuerdo no es para lograr paz. Es simplemente un avance más en el Plan de Trump denominado el “Acuerdo del Siglo”, diseñado secretamente por los norteamericanos e israelíes a medida y beneficio de Israel y su política expansionista sin considerar en lo más mínimo la legalidad internacional sobre el conflicto y menos los anhelos palestinos de vivir en libertad. Caber recordar que parte fundamental del Plan de Trump es la integración completa de Israel al mundo árabe y en especial a los países petroleros. ¡Es lo que hoy sucede!

Mientras que el mundo entero rechazaba el “acuerdo del Siglo” de Trump, por carecer del mínimo sentido de la justicia, las monarquías del Golfo y dictaduras de la región celebraban una conferencia en Bahréin para implementar la parte económica del plan de Trump.

Es solo un acuerdo político, económico, militar y estratégico

El acuerdo no avanza en el sentido de dar solución al conflicto. Es simplemente un acuerdo que ayuda a los Jeques gobernantes de los Emiratos para seguir contando con la protección de Estados Unidos y un enorme beneficio económico, militar, estratégico y mediático para Israel. El acuerdo no se refiere en lo más mínimo a la ocupación militar israelí, tampoco se refiere a que Israel debiera respetar la legalidad internacional y los derechos humanos de los palestinos. En forma engañosa y para justificar “burdamente” el acuerdo, el Jeque de los Emiratos Árabes dice que el acuerdo en parte a cambio de que Israel no anexe los territorios palestinos, que es absolutamente falso, ya que el propio Netanyahu se encargó de darle una bofetada a su nuevo socio diciéndole que la anexión va y que solo se 'posterga' pero no 'renuncia' a anexiones de territorios palestinos. A su vez, el embajador de EEUU en Israel David Friedman ha declarado que, por ahora, la anexión solo se aplaza, no se paraliza.

 

Fortalece la ilegalidad israelí

 

Otro aspecto para considerar es el fortalecimiento de la posición israelí en la región para que se acabe con la idea y la convicción de los pueblos del Medio Oriente que la Causa Palestina es la Causa Central de los árabes y hacer perder apoyo a las demandas palestinas. Excelente estrategia es la normalización de relaciones de Israel con las dictaduras de la región que se inició formalmente con Egipto y Jordania y ahora con los Emiratos Árabes. Aparte de las estrechas relaciones con Arabia Saudita, Bahréin, Omán y otras monarquías feudales, pero con enormes riquezas y petróleo que es algo atractivo y fundamental para los negocios israelíes.

 

Luz verde para las políticas opresivas y colonialistas

 

Mientras se anunciaba el acuerdo israelí-emiratí, Israel se encontraba bombardeando la Franja de Gaza, demoliendo viviendas palestinas en Jerusalén ocupada y arrestando a jóvenes y niños palestinos. Todo esto no fue relevante para los Jeques emiratíes. No obstante, para Israel es una importante señal: las agresiones israelíes y la horrible opresión y violaciones a los derechos humanos, no son actos que puedan “molestar” a los regímenes árabes y por ende es una clara luz verde para continuar con su política colonialista y opresiva en contra de los palestinos.

Simplemente, es un acuerdo perjudicial para el logro de una paz justa basada en la legalidad y el derecho internacional. Es un acuerdo entre Israel, “Violador Crónico de los Derechos Humanos” como Amnistía Internacional lo describe y monarquías dictatoriales y feudales que se sostienen gracias a la protección de Estados Unidos y un acuerdo empujado por Trump, que precisamente, no es sinónimo de paz.

Los palestinos, seguiremos con nuestra lucha por la libertad, la independencia y el retorno de los refugiados, a pesar de los obstáculos y las maniobras externas.

 

 

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org  en Jerusalén ocupada