2020 · 09 · 10

Ocupación militar, opresión y salvajismo: La deshumanización es el objetivo

El salvajismo de los soldados israelíes es impresionante. ¡Si no lo ves no lo crees!. Esto es el resultado de una “cultura” de deshumanización no solo porque muchos creen que estos actos no son razonables, sino también porque asumimos que la respuesta de los palestinos al castigo colectivo será diferente a la nuestra. Porque su humanidad es, de alguna manera, diferente a la nuestra.

Por Sarit Michaeli

 

Foto: Unos soldados israelíes se llevan a un manifestante palestino en Kufr Qaddum, cerca de Nablus en la ocupada Cisjordania, 23 de agosto de 2019 (Nasser Ishtayeh / Flash90)

Los soldados israelíes colocaron artefactos explosivos improvisados ​​en la entrada de una aldea palestina. ¿Por qué es tan difícil de creer tal acto, incluso después de todo lo que hemos visto hacer al ejército?

Después de 15 años de documentar protestas y enfrentamientos en la ocupada Cisjordania como parte de mi trabajo para el grupo israelí de derechos humanos B’Tselem, pensé que nada sobre la represión de las manifestaciones palestinas contra la ocupación por parte del ejército israelí podía sorprenderme. Sin embargo, el jueves pasado se demostró que estaba equivocada.

Ese día los residentes de Kufr Qaddum, que desde 2011 han estado protestando semanalmente contra el cierre de la entrada principal de su aldea, publicaron fotos de artefactos explosivos improvisados ​​camuflados que las fuerzas israelíes habían colocado en los lugares donde se reúnen los manifestantes.

Me costaba creer que los soldados de guardia se hubieran infiltrado en las afueras de una aldea palestina cercana a su zona urbanizada, donde saben que los aldeanos deambulan y los niños juegan, y plantasen artefactos explosivos improvisados​​hechos con granadas de aturdimiento militares el día antes de una protesta. Habían sido colocados de tal manera que cualquier contacto los haría explotar.

Sin embargo, esto es precisamente lo que sucedió el jueves pasado. El primer dispositivo explotó después de que fuera descubierto por un niño de 7 años que afortunadamente no lo tocó. Wasim Shteiwi, un familiar que fue convocado a la zona y examinó el dispositivo, resultó levemente herido por la explosión. El ejército admitió haber colocado los dispositivos, en respuesta a una consulta de los reporteros de Haaretz Hagar Shezaf y Yaniv Kubovich.

Sin embargo, después de mi sorpresa inicial, pensé en las cosas que he visto hacer al ejército israelí, con mis propios ojos, durante la última década y media en los cientos de protestas a las que he asistido en las aldeas de Cisjordania, incluidas Bil‘in, Ni’lin, Nabi Saleh y Kufr Qaddum. He visto soldados disparando balas reales contra manifestantes, hacia y por encima de ellos, hiriéndolos y, a veces, matándolos; soldados y agentes de la policía fronteriza disparaban arbitrariamente armas de control de multitudes, como latas de gas lacrimógeno y balas metálicas recubiertas de goma, contra personas que no representaban ningún peligro, lo que a menudo contradecía la propia política de fuego abierto del ejército (incluida la vez que filmé a un oficial de la policía fronteriza disparándome una bala de goma que luego me quitaron del muslo en el hospital).

He filmado docenas de incidentes de francotiradores israelíes disparando balas de calibre 0,22 (conocidas como «Ruger» o «dos-dos») contra manifestantes en Kufr Qaddum y otras aldeas, que resultaron en decenas de heridos y mataron a Saaba ‘Obeid de 22 años frente a nuestros ojos en Nabi Saleh. También en Nabi Saleh, en 2011, un soldado disparó una lata de gas lacrimógeno a Mustafa Tamimi desde corta distancia y lo mató. Llegué a la escena segundos después, para documentarlo tirado en el suelo, mortalmente herido.

 

Mustafa Tamimi, un palestino de 28 años de Nabi Saleh, segundos antes de que un soldado israelí le disparara en la cara con un bote de gas lacrimógeno desde una distancia corta, Nabi Saleh, 12 de diciembre de 2011 (Haim Scwarczenberg).

En Kufr Qaddum y otras áreas de Cisjordania, el ejército enfrentó con perros a los manifestantes; los roció con «zorrillo», un arma maloliente para el control de multitudes; llevó a cabo decenas, si no cientos, de arrestos falsos y disparó contra periodistas que documentaban estos incidentes.

En Kufr Qaddum, solo en el último año, una excavadora militar empujó piedras contra los manifestantes; más tarde el ejército acusó falsamente a los palestinos de fabricar el video. Los soldados destruyeron propiedades, disparando contra contenedores de agua y cortando neumáticos de automóviles frente a las cámaras de seguridad. Y lo peor de todo, un soldado disparó munición real que hirió a Abd a-Rahman Shtewi , de 10 años, en la cabeza, dejándolo en un estado inconsciente, y otro soldado disparó contra Muhammad Shtewi, de 15 años en la cabeza con una bala de metal recubierta de goma y lo hirió gravemente. La mayoría de los militares negaron estos actos y nadie se interesa en particular por ellos a menos que los incidentes hayan sido filmados. En tales casos el ejército generalmente emite una declaración diciendo que el incidente está «bajo investigación», como en el caso de artefactos explosivos improvisados ​​de Kufr Qaddum, y que las protestas en cuestión fueron disturbios violentos del orden público.

 

Manifestantes palestinos chocan con las fuerzas israelíes durante una protesta en la aldea de Kfar Qaddum, cerca de Nablus en la ocupada Cisjordania, 10 de enero de 2020 (Nasser Ishtayeh / Flash90).

La represión violenta de las manifestaciones por parte de Israel es una manifestación de los mismos factores que impulsan a los palestinos en Cisjordania a protestar en primer lugar. La lucha de nueve años de Kufr Qaddum se libra contra la decisión militar de 2003 de cerrar la carretera de acceso principal a Nablus, después de que los colonos de la expansión adyacente de la colonia de Kedumim consideraran inaceptable la presencia de los residentes palestinos.

La colonia en sí fue construida parcialmente en las tierras de los residentes de Kufr Qaddum, mediante la declaración de “tierras estatales”, la expropiación con engañosos trucos legales y la invasión de tierras palestinas privadas. Otras aldeas de Cisjordania se han rebelado contra el daño que la ocupación israelí inflige a sus vidas, medios de vida y propiedades. Las protestas también resisten al propio régimen ocupante, que niega a los palestinos cualquier posibilidad de determinar su propio destino.

Mientras continúen la ocupación, el acaparamiento de tierras y la humillación diaria, también continuará la lucha popular contra ellas. Las manifestaciones a veces se convierten en enfrentamientos entre soldados armados y jóvenes que arrojan piedras, pero no implican el uso de armas de fuego por parte de los manifestantes y, en general, son claramente de naturaleza civil. Como tal, el uso de fuerza letal contra manifestantes debería estar estrictamente prohibido, excepto en circunstancias extremas de peligro para los soldados.

Basándonos en todo lo que sabemos, ¿qué sucedió en estas protestas?, ¿por qué es tan difícil creer que los militares hayan enviado, habilitado o simplemente no evitado que los soldados coloquen artefactos explosivos improvisados ​​para intimidar o coaccionar a una población civil con el fin de «disuadir»? Creo que proviene de nuestra incapacidad para aceptar algo mucho más impactante: el alcance de la deshumanización y la erosión de la dignidad humana básica de los residentes de Kufr Qaddum, y todos los palestinos en Cisjordania, que los israelíes llevamos a cabo como sociedad y Estado. La creencia predominante en Israel es que podemos hacer lo que queramos con los palestinos y que, de alguna manera, todo un pueblo que lucha contra una fuerza de ocupación mucho más fuerte será disuadido solo si los lastimamos, intimidamos o abusamos de ellos lo suficiente.

 

 

Un soldado israelí apoya su rodilla sobre un manifestante palestino en la aldea de Kfar Qaddum, cerca de Nablus, 23 de agosto de 2019 (Nasser Ishtayeh / Flash90).

Esto es deshumanización no solo porque muchos creen que estos actos no son razonables, sino también porque asumimos que la respuesta de los palestinos al castigo colectivo será diferente a la nuestra. Porque su humanidad es, de alguna manera, diferente a la nuestra. Los israelíes a menudo usan la expresión bíblica “Cuanto más los afligían, más se multiplicaban y más se esparcían” para demostrar nuestra capacidad de recuperación frente a la adversidad.

El mensaje detrás de esta frase no se extiende a los palestinos quienes, por inferencia, no son seres humanos como nosotros, por eso podemos reprimirlos con disparos, perros de ataque, abusos y castigos colectivos. O con artefactos explosivos. Si tan solo matamos, mutilamos, arrestamos o demolimos una cantidad suficiente de sus casas, según dice la lógica, finalmente los disuadiremos y haremos que dejen de exigir derechos básicos que damos por sentado: el derecho a la libertad, el sustento y la dignidad.

Sarit Michaeli es oficial de defensa internacional de B’Tselem y autora de su informe de 2013

Fuente: https://www.972mag.com/kufr-qaddum-protests-dehumanization/

Traducido del inglés para Rebelión por J. M.

 

Fuente: Rebelión.org

 

VER:  Israel planta explosivos camuflados en zonas civiles de palestina