2020 · 12 · 08

Aniversario de la Primera Intifada: La increíble historia de resistencia y dignidad de Beit Sahour

En el aniversario 33 de la Primera Intifada, llevada a cabo a partir del 9 de diciembre de 1987, aún se recuerdan increíbles experiencias e historias de heroísmo como la vivida en el pueblo de Beit Sahour al este de Belén durante los días del levantamiento popular palestino.

En diciembre de 1987 comenzó la Primera Intifada o levantamiento popular en Palestina. Las protestas comenzadas ante el asesinato de 4 trabajadores palestinos, que rápidamente la sublevación se extendió en toda Palestina. El pueblo palestino y en forma unánime, sin distinción de color político, situación social o religiosa llevaron a cabo durante años una ejemplar y masiva sublevación en contra del poderoso ejército de ocupación israelí.

Beit Sahour es una ciudad que pertenece al distrito o gobernación de Belén en Cisjordania ocupada y es conocida por su campo de pastores que según el evangelio es de donde provienen los pastores que fueron a visitar y saludar el nacimiento del niño Jesús.

 

En la imagen, una mujer de Beit Sahour, Michelin Awad, iba en camino para a asistir a una misa de en la iglesia del pueblo, y vio que el ejército israelí estaba golpeando la gente y sin pesarlo dos veces, sacò sus zapatos y participó junto a su gente en los enfrentamientos. Ella nunca pensó que su foto recorrerá el mundo.

El año 1987, en el momento del estallido de la primera intifada, los habitantes de Beit Sahour se declararon en huelga total y desobediencia civil, dejaron de pagar los impuestos a la ocupación israelí, boicotearon todos sus bienes, productos e insumos israelíes y devolvieron sus documentos de identidad otorgados por las autoridades de la ocupación militar.

Lo cambiaron todo por producción propia, comenzaron a consumir solo productos locales y palestinos, se compraron cuarenta mil nuevas plantas y se distribuyeron para ser plantadas y cultivadas por la gente. Se suministraron fertilizantes, mangueras para el regadío y todo lo necesario para el desarrollo de los nuevos cultivos locales. Se crearon granjas con aves, conejos, corderos, y otros animales. Era un pueblo totalmente autosuficiente y con un eficiente y ejemplar auto gobierno.

Evidentemente, esto enfureció a las autoridades israelíes y enfrentaron esta rebelión civil con lo que Israel sabe hacer muy bien: una feroz campaña de represión y del terror. La primera campaña militar comenzó el día 7-7-1988 a las 4:30 de la madrugada, cuando un numeroso contingente del ejército sionista, fuertemente armado ingresó al pueblo, sacaron a toda la gente de su sueño, sin importar si son niños, ancianos, mujeres embarazadas o enfermos, todos fueron sacados de sus casas y comenzaron a entregar a los jefes de cada familia facturas que contenían cantidades arbitrarias de montos y se les pidió que las pagaran estas facturas dentro de una semana.

En las actividades de resistencia en contra del invasor, participaron lodos los habitantes de Beit Sahour, sin distinciòn de edad, sexo, religiòn o situaciòn economica y social.

El mismo día, el municipio convocó a reunión a las 4 de la tarde, les dijo a los asistentes que el gobernador militar no quería negociar. En pocos minutos llegaron decenas de soldados que comenzaron a disparar balas de goma y proyectiles de gas lacrimógeno en contra de la gente.

El segundo ataque tuvo lugar el día 19 de septiembre de 1989, donde Beit Sahour fue rodeada por cientos de militares de las fuerzas israelíes ocupación. La represión fue salvaje. Varios palestinos fueron asesinados y cientos fueron heridos y detenidos.

Ni los sacerdotes se salvaron de la barbarie militar israelì

Se construyó un nuevo complejo militar cerca de la iglesia de los Pastores - Shepherds Field- para llevar a cabo interrogatorios y asegurar la rápida implementación de los órdenes militares. Lo que comenzó como una campaña para obligar a la gente a pagar impuestos a los israelíes se convirtió en una campaña militar masiva y represiva en contra la población. Su objetivo ara destruir la economía de la ciudad, reprimir, romper huesos, arrestar y saquear tiendas, fábricas y hogares. Cabe recordar que la política de “romper huesosfue parte de la metodología represiva implementada oficialmente por el ejército israelí, y específicamente por el entonces ministro israelí de guerra Isaac Rabin, donde los palestinos capturados eran golpeados por los soldados para romper sus huesos y supuestamente para que no puedan lanzar piedras.

 

Video: Soldados israelìes llevan a cabo las ordenes de "Romper los Huesos" de los palestinos

 

¡Ni las vacas se han salvado de la barbarie!

Otra de las historias de este pueblo cuando la gente de Beit Sahour se organizaron para comprar 18 vacas lecheras para asegurar un suministro mínimo de leche y sus derivados para la gente del pueblo. El ejército israelí le puso y un nombre y número de identificación a cada vaca y exigió que las vacas fueran entregadas, de lo contrario la granja sería arrasada al día siguiente. La gente optó por llevar clandestinamente las vacas por la noche para esconderlas en distintos lugares lo que provocó la ira del poderoso ejército y por ende numerosas redadas y arrestos para buscar las vacas, sin resultado.

Los militares israelìes implementaron una campaña para llevar detenidas las vacas del pueblo. Esta verdadera y redìcula historia fue parte de las "historietas" de humor y de burlas que circulaban entre la gente.

 

Alto costo en heridos, detenidos y mártires

Foto del funeral de Anton Luis Shomali, asesinado por los militares israelìes durante la primera Intifada

 

Los allanamientos y detenciones eran tan arbitrarios y absurdos. Los militares tomaban detenidos a los habitantes sin distinción de edad o situación de salud. Se confiscaban televisores y electrodomésticos, aplicaban multas por cualquier motivo por muy ridículo que sea…. Eran tiempos de locura total, sin embargo, el pueblo continuó con las luchas hasta el final. ¿En Beit Sahour, la barbarie y el salvajismo no lograron aplastar la voluntad y dignidad de la gente!

 

Recuerdos basados en notas de prensa y relatos de la gente de Beit Sahour

Fuente: Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada