2021 · 01 · 15

Organización israelí B’Tselem acusa Israel de 'supremacismo'

Israel es Apartheid. En esto no hay duda alguna. Los propios israelíes lo confirman. “No hay un solo palmo de territorio controlado por Israel en el que un palestino y un judío sean iguales”

“No se puede vivir ni un solo día en Israel ni en Palestina sin darse cuenta de que en este territorio existe un esfuerzo contínuo en privilegiar por encima de los demás a un único grupo de personas: la comunidad judía”. Esta es la frase inicial con la que el martes, por primera vez, una entidad israelí, defensora de los derechos humanos en los territorios palestinos, acusó abiertamente al estado de Israel de ser un “régimen de apartheid”. El artículo —publicado en The Guardian y firmado por Hagai el-Ad, jefe de la destacada organización B’Tselem—, denuncia que “No hay un solo palmo de territorio controlado por Israel en el que un palestino y un judío sean iguales”. La pieza cita, entre otros, al primer ministro Benjamin Netanyahu cuando en 2019 afirmó que “Israel no es un estado de todos sus ciudadanos”.

Este comunicado supone un precedente en la sociedad israelí en la que, para muchos sectores, el concepto apartheid es prácticamente tabú. Amjad Iraqi, palestino residente en Israel y editor de la revista +972, formada por periodistas palestinos e israelíes, ha recordado que “Israel no es un apartheid porque de repente lo haya reconocido una entidad israelí. Grupos palestinos lo denuncian desde hace tiempo”.

Las críticas internas hacia el rumbo político de Israel se suman a las que la Comisión Europea expresó el martes sobre la construcción de 800 nuevas viviendas destinadas a colonos en la ocupada Cisjordania.

Estas críticas internas hacia el rumbo político de Israel se suman a las que la Comisión Europea expresó el martes sobre la construcción de 800 nuevas viviendas destinadas a colonos en la ocupada Cisjordania, anunciada el lunes por Netanyahu. El portavoz comunitario, Peter Stefano, denunció la actividad de Israel en los territorios ocupados en unos términos inusualmente punzantes: “La UE está fundamentalmente en contra de los asentamientos, tanto de construirlos como de ampliarlos”.

Stefano llamó a “reiniciar las conversaciones entre las partes” y pidió explícitamente detener la construcción de asentamientos: “Son ilegales desde el punto de vista del derecho internacional y constituyen un obstáculo para el proceso de paz y para la solución de los dos estados”. Las instituciones europeas, sin embargo, no han acompañado estas declaraciones de acciones concretas que puedan forzar un cambio de actitud por parte de los dirigentes israelíes.

La OLP ha declarado que el proyecto de las 800 viviendas “intenta beneficiarse de los últimos días del actual gobierno estadounidense” de Donald Trump. Yair Lapid, miembro de la oposición israelí, criticó que el movimiento “lleva a Israel a una confrontación innecesaria con Biden”, presidente de los Estados Unidos a partir del próximo día 20 de enero y de quien se espera una mínima oposición a la política de asentamientos.

La iniciativa de Netanyahu podría aumentar el apoyo electoral hacia su candidatura durante las próximas elecciones del 23 de marzo, las segundas en plena pandemia y las cuartas en dos años. Se cree que Netanyahu querría demostrar que él es el único candidato capaz de evitar que Washington lidere las políticas israelíes en los territorios palestinos.

 

Fuente: www.elsaltodiario.com

 

Temas relacionados: 

 

Israel es Apartheid. Estas son algunas de las leyes racistas y discriminatorias