2021 · 01 · 15 • Blog Vida Latinoamereicana

Un Estado Democrático desde el mar hasta el río: un cambio de paradigma decisivo

'Es un cambio de juego que obligará a todos en la región – y en el mundo – a mirar de forma muy diferente la cuestión de Palestina.' afirma el reconocido historiador y crítico de Israel, Ilan Pappe.

Por Ramzy Baroud y  Romana Rubeo

Dado que las élites gobernantes de los Estados Unidos han sucumbido completamente al discurso político de Israel sobre Palestina, el gobierno israelí del primer ministro de derecha, Benjamin Netanyahu, puede sentir que él, por sí solo, es capaz de determinar el futuro del pueblo palestino.

Esta conclusión se desprende, tal vez, del comportamiento de Israel en los últimos años y meses. La expansión de los asentamientos judíos ilegales, el plan de anexionar grandes extensiones de los territorios palestinos ocupados y el afianzamiento del sistema existente de apartheid y el colonialismo perpetuo son pruebas que demuestran el renovado sentido de empoderamiento de Israel.

Israel se siente aún más envalentonado por el hecho de que la denominada “comunidad internacional” no ha logrado hasta ahora desafiar la intransigencia estadounidense e israelí. La Unión Europea, que lucha por su propia identidad, por no hablar de la supervivencia, está demostrando ser una fuerza marginal en Israel y Palestina. Sin la orientación de los Estados Unidos, la UE parece incapaz de dirigir sus propias iniciativas independientes.

Además, la falta de una potencia global alternativa que pueda compensar el desequilibrio político creado por el apoyo ciego e incondicional de Washington a Tel Aviv está haciendo difícil, si no imposible, que los dirigentes palestinos inviertan en un paradigma político totalmente nuevo.

La normalización entre varios países árabes e Israel ha añadido aún más combustible al fuego. Sin la solidaridad árabe oficial, el liderazgo palestino, que históricamente ha defendido su posición basada en algún tipo de visión árabe colectiva, ahora se siente huérfano, abandonado.

Pero no todo está perdido. El desmantelamiento del paradigma de “paz” generado por EE.UU. no debería indicar automáticamente que los palestinos no son capaces de defender su propia visión política para la liberación y la libertad. Por el contrario, los EE.UU. y sus aliados “moderados” en la región siempre han representado un obstáculo para la libertad palestina. Para este campo, el objetivo era mantener el statu quo de conversaciones interminables e inútiles sin un marco temporal, sin un marco jurídico de referencia y sin ningún mecanismo que tenga por objeto ejercer algún tipo de presión o de responsabilidad sobre el ocupante israelí para poner fin a su ocupación militar.

Los palestinos y sus aliados están ahora enfrascados en un proceso de introspección, revisando viejas máximas, desafiando viejos clichés e imaginando un nuevo futuro en el que las “soluciones” muertas ya no son una opción y en el que la justicia no se adapta a las expectativas y exigencias de la parte ocupante.

Un estado democrático único, como prevé la Campaña para un Estado Democrático Único (ODSC), con sede en Haifa, es una de esas iniciativas que espera llevar la conversación sobre un posible futuro compartido de ser un tema académico a un proceso político activo con un apoyo real y medible sobre el terreno. Esta es la única manera, según el grupo, de que se puedan lograr los requisitos mínimos de justicia. Entre ellos figura el derecho al retorno de los refugiados palestinos que todavía están dispersos, por millones, en muchos campamentos de refugiados en Palestina y en toda la “shataat” (diáspora).

El 30 de diciembre nos pusimos en contacto con el historiador israelí Ilan Pappe, un conocido autor y académico de gran prestigio y el respetado analista político palestino, el Sr. Awad Abdelfattah, que también es el coordinador del ODSC.

Pedimos a ambos intelectuales que expusieran por qué la solución de dos Estados no es una respuesta viable a la ocupación israelí y al apartheid y por qué un Estado democrático único es posible y justo.

Ilan Pappe sobre por qué la solución de dos estados nunca fue viable:

“La solución de dos estados nunca fue viable. Hubo momentos en los que, tal vez, parecía un poco más viable durante unas semanas después de la guerra de junio de 1967, cuando los colonos judíos llegaron a Cisjordania. Pero no era viable ni siquiera entonces, porque no encajaba en la política básica del movimiento sionista desde su inicio y su llegada a Palestina a finales del siglo XIX. El sionismo es un movimiento colonial de colonos e Israel es un estado colonial de colonos.


Judíos ortodoxos participan en una protesta contra la expansión de los asentamientos judíos cerca de Salfit, 3 de diciembre de 2020. Majdi Mohammed | AP


“Su apoyo – y esto incluye lo que se llama incluso el ‘campo de la paz’ en Israel – para una solución de dos estados es una idea que dice que no tienes que controlar directamente cada parte de la Palestina histórica para establecer tu dominio y hegemonía entre el río Jordán y el Mediterráneo. Por lo tanto, si se puede exprimir a los palestinos en pequeños bantustanes y permitirles tener una bandera y una apariencia de gobierno, hay bastantes israelíes a los que no les importa en absoluto, siempre y cuando este sea el último y definitivo tipo de solución para la cuestión de Palestina. Lo que significa que no hay derechos políticos reales para los palestinos, ni derecho de retorno para los refugiados y mantener a todos los palestinos en diferentes partes de la Palestina histórica, en el mejor de los casos como ciudadanos de segunda clase, en el peor, como súbditos en un estado de apartheid.

“Creo que la solución de dos Estados nunca fue una solución viable porque lo que realmente importaba era la interpretación israelí de la solución de dos Estados. Esta interpretación siempre fue aceptada incondicionalmente por los Estados Unidos. Por ello, ni siquiera los países europeos se atrevieron a cuestionar esta interpretación y, como lamentablemente hemos visto recientemente, algunos regímenes árabes también están empezando a aceptar la interpretación israelí. Durante un tiempo, trataron de desafiarla en el famoso Plan de Paz de la Liga Árabe en 2002. Esto ya no se está intentando.

“Creo que sólo hemos tenido una opción desde la creación del Estado de Israel, y era sustituir un Estado colonial de colonos por un verdadero Estado democrático para todos”.

Awad Abdelfattah sobre por qué Israel no se toma en serio la paz y por qué un Estado es una opción estratégica palestina:

“Soy un palestino con ciudadanía israelí, uno de los supervivientes de la Nakba, uno de los descendientes de las personas que lograron permanecer en su patria. Pertenezco a ese grupo del pueblo palestino que ha estado luchando pacíficamente dentro del Estado de Israel contra todas las formas de discriminación y apartheid. A pesar de ello, hemos estado sometidos a una colonización continua y sistemática.

“Durante muchos años, la gente (incluso los que apoyan la causa palestina) no consideraba a Israel como un estado colonial de colonos. Nosotros, los palestinos dentro de la Línea Verde, hemos desempeñado un papel importante para exponer la naturaleza de este régimen y mostrar que la ocupación en la Ribera Occidental y en la Franja de Gaza no es algo separado del régimen israelí existente. Lo contrario es cierto. Es una extensión de este régimen.

“Tenemos que exponer al mundo que nosotros, los palestinos con ciudadanía israelí, no somos tratados de manera igualitaria y creo que debemos reconocer que Israel no está dispuesto a hacer la paz con nadie, ni con los palestinos ni con el mundo árabe. Si Israel deseaba seriamente la paz, entonces debería haber hecho la paz con sus propios ciudadanos no judíos (este es el término que Israel utiliza para describirnos). Por lo tanto, creo que podemos tener un papel estratégico en la promoción del “Estado Democrático Único”.

“El régimen de apartheid no puede ser sostenible. Creo que Israel se está comportando como los cruzados en Palestina. Nunca será sostenible. No digo que esto vaya a suceder pronto, pero no creo que este injusto y cruel régimen de apartheid pueda sostenerse, porque la mitad del pueblo palestino sigue en su patria y está decidido a resistir, no a rendirse, a pesar de la cruda realidad que está viviendo”.

Ilan Pappe sobre por qué un estado está ganando impulso entre la juventud palestina:

“Hay una gran diferencia entre la opinión de las generaciones más jóvenes y las más viejas cuando se trata de la solución de un solo estado. Cuando se le pregunta a la generación mayor, la desesperación de la solución de dos estados como una idea factible es, de hecho, el principal motivo para rechazar la solución de dos estados. Sin embargo, si se pregunta a la generación más joven (y recuerde que más del 50% de los palestinos son menores de 18 años; es una población muy joven) su creencia en el Estado único se basa en una cierta infraestructura moral e ideológica. No se trata sólo de desesperarse por la solución de dos Estados; es la creencia genuina de que después de la liberación, Palestina debería ser un lugar donde les gustaría vivir.

“No es sólo el sueño de tener otro estado árabe, como Egipto. Tenemos que recordar que también forman parte de la generación de la Primavera Árabe, por lo que las aspiraciones aquí no son sólo sobre la independencia nacional. Esto es mucho más que tener un solo estado, porque los dos estados no funcionan. Se trata realmente de una idea genuina de que tenemos que respetar los derechos humanos y los derechos civiles y, en el caso de Palestina, los derechos son muy claros: desde el derecho al retorno de los refugiados hasta asegurarse de que Palestina forme parte del mundo árabe y del mundo musulmán; asegurarse de que dentro de ese mundo, Palestina pueda ser un faro en lo que respecta a los derechos humanos y los derechos civiles.

“Creo que esta es la razón por la que el tema nunca se limita a Palestina, ni geográfica ni moralmente. Lo hemos visto durante las manifestaciones en el mundo árabe en la época de la Primavera Árabe. Muchos manifestantes desde Marruecos a Bahrein llevaban la bandera palestina por lo que simboliza para ellos, incluso en su propio país.

“Creo que la desesperación viene más de las élites políticas. Sí, tienen razón en su propio análisis, que su creencia en la solución de dos estados fue, en cierto modo, traicionada por los israelíes y la comunidad internacional. No hay duda al respecto, pero creo que el principal impulso para la solución de un solo Estado vendrá de un movimiento popular con muchos jóvenes en él, construyendo su propio futuro, no sólo el futuro de los actuales dirigentes que, creo, se unirán, ya sea porque están desesperados o porque serán leales a las ideas en las que ellos mismos creyeron alguna vez -y deben recordar- en los años 60 y 70.

“Así que creo que hay un buen potencial de apoyo en el lado palestino para esta idea. La cuestión es si habrá una organización que represente democrática y auténticamente los símbolos. Porque si esto sucede, creo que es un cambio de juego que obligará a todos en la región – y en el mundo – a mirar de manera muy diferente la cuestión de Palestina”.

Entrevista completa de YouTube

 

Foto principal | El asentamiento judío de Modiin Illit en Cisjordania se levanta al fondo mientras un manifestante agita una bandera palestina frente a las tropas israelíes durante una protesta contra el muro de apartheid de Israel en el pueblo de Bilin en Cisjordania. Majdi Mohammed | AP

Ramzy Baroud es periodista y editor de The Palestine Chronicle. Es autor de cinco libros. El último es “Estas cadenas se romperán”: Historias palestinas de lucha y desafío en las prisiones israelíes” (Clarity Press). El Dr. Baroud es un Investigador Principal no residente en el Centro para el Islam y Asuntos Globales (CIGA) y también en el Centro Afro-Mediterráneo (AMEC). Su sitio web es http://www.ramzybaroud.net

Romana Rubeo es una escritora italiana y la editora gerente de The Palestine Chronicle. Sus artículos aparecieron en muchos periódicos online y revistas académicas. Tiene un Máster en Lenguas y Literaturas Extranjeras y se especializa en la traducción audiovisual y periodística.

 

Blog Vida Latinoamereicana