2021 · 02 · 28

¿Acusaciones de EEUU a Arabia Saudita en el asesinato de Khashoggi se convertirían en moneda de cambio para normalizar relaciones con Israel?

¡Moneda de cambio para que el país más poderoso del mundo árabe normalice relaciones con Israel! Esto sucedió recientemente con Sudán donde EEUU eliminó a dicho país de la lista de países patrocinadores del terrorismo, a cambio de normalizar relaciones con Israel.

Levantar sanciones a cambio de algo, es una típica práctica norteamericana. Arabia Saudita tiene dineros que siempre han sido codiciados por occidente y en especial por EEUU. Bastaría solo con recordar lo reiterado por Trump sobre la protección de Estados Unidos para mantener en el poder al régimen saudí y los cientos de miles de millones de dólares en armas que ese país compra a EEUU.

La monarquía feudal saudí, no es un ejemplo para nadie. Junto a Israel son récord mundial en violaciones a los derechos humanos. A pesar de ello, son incondicionales aliados y amigos de Estados Unidos y ambos cuentan con impresionante apoyo y protección militar estadunidense.

No obstante, llama la atención la reciente acusación norteamericana al príncipe heredero de Arabia Saudí sobre su intervención y responsabilidad en el asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi sucedido en Turquía hace 3 años.

“El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, aprobó la operación para asesinar al periodista Jamal Khashoggi en 2018”, confirmó este viernes un informe redactado por los servicios de Inteligencia de Estados Unidos.

"Evaluamos que el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, aprobó la operación en Estambul, Turquía, para capturar o matar al periodista saudí Jamal Khashoggi", dice el documento, publicado por la Oficina de la Directora de Inteligencia Nacional de EE.UU.

 

 

De inmediato, Israel salió a la defensa del régimen saudí. El diario israelí Israel Hayom tituló su portada con algo que Israel aplica y ejerce:  “La autoridad moral no puede reemplazar la política exterior”. Claramente, Israel espera algo a cambio.

Se especula que dicha acusación no es casual y podría corresponder a una maniobra norteamericana para extorsionar al régimen saudí y tal como se hizo con Sudán y otros países dictatoriales, utilizar dicha acusación como “moneda de cambio” para fines militares, económicos o incluso a cambio de normalizar relaciones con Israel.

Estados Unidos mantiene sanciones impuestas a varios países y gobiernos que posteriormente son utilizados como moneda de cambio. En los últimos años, Trump utilizó sanciones y restricciones para obligar a regímenes árabes a normalizar relaciones con Israel. El caso más claro ha sido con Sudán, donde EEUU levantó las sanciones impuestas a dicho país y retirar a Sudán de la lista de países patrocinadores del terrorismo, a cambio de normalizar relaciones con Israel.

Algo similar sucedió con Marruecos que, a cambio de normalizar relaciones con Israel, Estados Unidos reconoció la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental. Lo mismo ocurrió con Emiratos Árabes Unidos y Baréin.

Tal vez, pronto veremos Arabia Saudí con plenas relaciones diplomáticas y comerciales con Israel. Lo del asesinato del periodista saudí Jamal Khashoggi pasará a engrosar la larga lista de crímenes políticos intencionalmente olvidados.

Corresponsal de PalestinaLibre.org en Jerusalén ocupada