2021 · 06 · 21

Se trata de derechos humanos

Bombardeos en la Franja ante una comunidad internacional que no deja de mirar hacia otro lado. Pero esto es solo la punta del iceberg de lo que sucede en Palestina, su base es mucho mayor donde se acumulan más de 73 años de vulneración sistemática de los derechos humanos de un pueblo que solo trata de defender su hogar del que fue expulsado tras la Nakba. No existen dos bandos. Su único delito es resistir para existir, frente al intento colonizador israelí ...

Por Aída Castillejo, portavoz del Grupo Municipal de IU Rivas-Equo-Más Madrid

Israel bombardea la franja de Gaza, asesinando a la población civil de Palestina. Hasta el momento, en apenas dos semanas han sido asesinadas 243 personas palestinas, de las cuales 66 son niñas y niños. Como ocurriese en 2014, los medios de comunicación se hacen eco de la situación que se está viviendo allí, y, una vez más, ofrecen un relato muy alejado de la realidad diaria que sufre el pueblo palestino. Lo revisten de un conflicto árabe-israelí.

Este nuevo ataque a Gaza se produce por el intento de las fuerzas de ocupación israelíes de desalojar un barrio palestino en Jerusalén, Sheikh Jarrah. Más allá de la versión que otros tratan de trasladar, el descontento y las luchas del pueblo palestino tienen este origen. La respuesta de Israel no tardó en llegar con los primeros bombardeos en la Franja ante una comunidad internacional que no deja de mirar hacia otro lado.

Pero esto es solo la punta del iceberg de lo que sucede en Palestina, su base es mucho mayor donde se acumulan más de 73 años de vulneración sistemática de los derechos humanos de un pueblo que solo trata de defender su hogar del que fue expulsado tras la Nakba. No existen dos bandos. Su único delito es resistir para existir, frente al intento colonizador israelí que va poco a poco acabando con barrios y pueblos palestinos. Derechos tan básicos como el acceso al agua, la libre circulación o el cuidado de sus tierras no existen si vives al otro muro de la vergüenza.

Palestina es el lugar donde nos jugamos poder seguir llamándonos humanidad. Porque mientras Palestina sigue siendo masacrada, Israel no solo viola los derechos de los palestinos y palestinas con total impunidad, sino que continúa incumpliendo las resoluciones de Naciones Unidas con el silencio cómplice internacional y el recurrente apagón informativo. La violencia sobre el pueblo palestino continúa, a pesar del anuncio del alto el fuego por parte del gobierno israelí, que se está saldando en estos días con el arresto de 500 personas palestinas. Este escenario de apartheid debe de acabar ya. A esta situación se suman la detenciones administrativas y arbitrarias que Israel lleva a cabo y que ahora han tenido mayor visibilidad tras el arresto de la cooperante española Juana Ruiz Sánchez, que, cuando escribo esta tribuna, lleva más de un mes privada de su libertad acusada de pertenecer a una organización ilegal sin prueba alguna. ¿Hasta cuándo vamos a mantener el silencio cómplice?

Desde hace años, a Rivas nos une un fuerte compromiso con la causa palestina. La sociedad civil cuida a diario la relación de solidaridad con Palestina y nuestra juventud ripense refuerza allí nuestros lazos institucionales cada año con los campos de trabajo de solidaridad internacional, trayéndose después una mochila cargada de historias para ser el altavoz que el pueblo palestino necesita frente al olvido del resto del mundo.

Fuente: https://zarabanda.info