2021 · 07 · 25

Los bombardeos israelíes de Gaza, maniobra de distracción

Solo en el mes de julio la aviación israelí ha bombardeado la Franja de Gaza en dos ocasiones. El pretexto es el lanzamiento de algunos globos incendiarios por parte de las milicias palestinas. Este tipo de actividad militar tiene por objetivo apartar la atención de la continua expansión colonial israelí por la Cisjordania ocupada, incluida Jerusalén.

 

Por Eugenio García Gascón

Los bombardeos de la aviación israelí sobre la Franja de Gaza se repiten con una periodicidad de algunos días, ahora en respuesta al lanzamiento de globos incendiarios por parte de las milicias palestinas, globos que en ocasiones causan pequeños incendios en los campos de cultivo de los agricultores de la zona.

Aunque los bombardeos son el elemento más visible de la crisis permanente derivada de la actitud israelí respecto a Gaza, las autoridades políticas y militares están aprovechando la ocasión para restringir la pesca de los botes palestinos en el Mediterráneo. El área de pesca se ha reducido una vez más a solo seis millas de la costa, es decir la mitad de lo que se permitía hasta ahora.

Los últimos bombardeos tuvieron lugar el domingo, después de que las milicias lanzaran varios globos rudimentarios desde el enclave causando pequeños incendios y ningún herido. Los bombardeos, que tampoco causaron bajas entre milicias ni civiles palestinos, se cebaron en una superficie abierta en el centro de la Franja y en un campo de entrenamiento de Hamás en la localidad sureña de Jan Yunis.

“La decisión (de bombardear la Franja) se adoptó a raíz del continuado lanzamiento de globos incendiarios desde Gaza hacia Israel, lo que constituye una violación de la soberanía israelí”, dice el comunicado divulgado por el ministerio de Defensa en Tel Aviv.

La política israelí consiste en acusar a Hamás de cualquier actividad de la resistencia desde Gaza, puesto que Hamás es responsable de la Franja desde que tomó el poder por la fuerza en 2007, meses después de ganar las últimas elecciones celebradas hasta ahora sin que la Autoridad palestina del presidente Mahmud Abás reconociera y aplicara los resultados de los comicios.

Con el cinismo habitual, Israel añadió que Hamás es responsable de los daños que las milicias causan a los civiles israelíes, ignorando que su ejército y los radicales colonos judíos cometen toda suerte de atropellos a diario contra los civiles palestinos de Cisjordania, causando un goteo constante de muertos, heridos y detenidos.

Hamás ha advertido repetidamente contra las actividades de las fuerzas de ocupación y los colonos en Cisjordania, especialmente contra Jerusalén oriental. Esas actividades que refuerzan la ocupación y acorralan y humillan a los palestinos fueron las que provocaron la última confrontación armada entre durante once días de mayo con un balance de 248 palestinos y 13 israelíes muertos.

Los precarios ataques de las milicias por medio de los globos incendiarios obedecen al deseo de incordiar a Israel y recordar que la Franja está sometida a un bloqueo muy estricto mediante el que Israel controla todo lo que entra y sale del enclave convirtiendo la vida de dos millones de civiles en un infierno desde hace casi tres lustros.

El nuevo gobierno presidido por Naftalí Bennett mantiene la política de exprimer ministro Benjamín Netanyahu consistente en responder con bombardeos a cada una de las acciones de las milicias puesto que de esta manera se presenta el conflicto, ante la comunidad internacional, como un enfrentamiento entre dos fuerzas más o menos parejas.

Para Israel la verdadera guerra no es la de Gaza, que es en sí misma una distracción, sino la que se desarrolla a diario en Cisjordania, incluida Jerusalén, donde las fuerzas israelíes y los violentos colonos van incrementando la ocupación ante la pasividad de la comunidad internacional.

Sin ninguna actividad racional, los europeos, guiados por el presidente Emmanuel Macron y la canciller Angela Merkel, persisten en dejar que Israel vaya haciendo y deshaciendo a su antojo en Cisjordania, donde se ha creado una situación prácticamente irreversible que trae sin cuidado a los líderes europeos, pese a que debería preocuparles por las consecuencias que tiene periódicamente para Europa y, desde luego, para toda la región.

En este contexto, el cambio de administración en Washington apenas se ha traducido en pequeñas acciones simbólicas. De entrada, no hay en el horizonte unas negociaciones entre Israel y los palestinos, aunque por otra parte la vía de las negociaciones hace muchos años que descarriló y no hay ninguna esperanza de que ahora vaya a funcionar.

La voluntad del presidente Joe Biden es todo un enigma. Es verdad que existe un grupo de representantes demócratas que le están presionando para adoptar de una vez por todas medidas que resuelvan el conflicto, pero la popularidad de Biden no ha despegado en los seis meses que lleva en la Casa Blanca y por lo tanto su margen de maniobra es reducido.

Además, los israelíes le han pedido que no haga nada mientras la Kneset no apruebe los presupuestos para el año que viene, algo que ocurrirá en las próximas semanas, dado que la coalición de gobierno es muy precaria y cualquier iniciativa de paz traería como consecuencia inevitable una caída del gobierno.

En estas circunstancias, lo más probable es que los incidentes en la Franja de Gaza continúen como hasta ahora, con sus altos y sus bajos, aunque es obvio que ese no es el problema real sino solo un espejismo con el que Israel oculta la brutal ocupación militar y la continuada expropiación de los territorios palestinos.

Fuente: www.publico.es