2021 · 09 · 21 • daniel.kupervaser.com

Yuval Harari: “La solución de tres clases sociales”

Reflexiones de Yuval Harari, uno de los intelectuales actuales más célebres de Israel, sobre la ocupación de Palestina: "¿No podemos admitir que estamos avanzando hacia la solución de tres clases? Es decir, hacia un país cuyos dos millones de ciudadanos son discriminados en la educación, la vivienda y por la policía, y cuyos los demás millones ni siquiera pueden votar en las elecciones."

Yom Kipur es un buen momento para hacer un auto critica, sí, no solo a nivel individual sino también a nivel grupal. Durante muchos años, la discusión sobre el conflicto palestino-israelí ha estado dominado por una solución de dos Estados. En la era de Netanyahu, Israel abandonó esta solución y, una vez que terminó, vale la pena hacer una introspección y preguntarnos honestamente: ¿hacia dónde vamos desde aquí? Si no son dos estados para dos pueblos, ¿cuál es exactamente la visión alternativa de Israel? Cuando imaginamos el futuro, ¿qué vemos exactamente allí?

Supongamos que el escenario israelí más optimista se hará realidad y que podrá cumplir su visión en su totalidad. ¿Como se verá esto? En este caso, un poco como con nuestra política nuclear, la mayoría de los israelíes preferirían dejar las cosas en la ambigüedad. Pero cuando se vive en Israel con los oídos atentos y los ojos abiertos, la visión alternativa es tan brillante como nuestro sol del mediterráneo.

En resumen, los grupos gobernantes en Israel pasaron de una solución de dos estados a una de tres clases sociales. Prevén un país entre el mar Mediterráneo y el Rio Jordán, donde vivirán tres tipos de personas: judíos, que gozarán de todos los derechos; árabes de clase A, que tendrán algunos de los derechos; y los árabes de tipo B, que casi no tendrán derechos. Esta es la realidad hoy, y a juzgar por los votos en las urnas, parece que la mayoría de los judíos en Israel prefieren que esto también siga siendo así, para siempre.

El demonio en la lámpara

La solución de las tres clases no es nueva, durante décadas Israel la ha estado implementando, utilizando el método del salame, cortando tajada tras tajada. Pero hasta ahora, Israel ha negado sus intenciones. El trato diferente dado a judíos, árabes que son ciudadanos de Israel y árabes que no son ciudadanos, se justificó con el argumento de que se trata de una situación temporal, que se deriva de las necesidades de seguridad del Estado de Israel. Incluso hoy, cuando los representantes israelíes dan un discurso público, digamos, en la Asamblea General de la ONU, no se atreverán a hablar abiertamente sobre la solución de las tres clases sociales como una solución permanente, simplemente huele feo.

En cambio, los representantes israelíes hablarán extensamente sobre los desafíos de seguridad de Israel, o explicarán que, aunque el espacio entre el Jordán y el mar pertenece completamente a Israel, nunca otorgará derecho de voto a los residentes de Nablus o Belén, porque pertenecen a una especie de criatura milagrosa llamada Autoridad Palestina “. Es una criatura única, algo similar al demonio de Aladdin.

¿Será posible que no podemos admitir que avanzamos hacia la solución de las tres clases sociales? Es decir, hacia un país cuyos dos millones de ciudadanos son discriminados en educación, vivienda y vigilancia y otros millones ni siquiera son elegibles para votar en las elecciones.

La mayoría de las veces, esta criatura está encerrada dentro de una lámpara diminuta y no molesta para que actuemos como nos plazca. Después de todo, Israel controla la mayor parte de la tierra y el agua, y todo el aire y el espacio digital en Cisjordania. Israel también interfiere constantemente en la vida cotidiana de los residentes palestinos y determina, por ejemplo, cuánto durará un viaje de Nablus, a Belén y si una familia de Hebrón puede asistir a la boda de un primo en Jordania. Cuando usted hojee su periódico no deje de prestar atención por un momento a la última página en la esquina superior izquierda. El mapa del pronóstico del tiempo aparece allí. Toda el área entre el mar y el Jordán, incluida incluso la Franja de Gaza, está pintada de un color sólido. Tampoco encontrarás la Autoridad Palestina, ni siquiera con lupa.

Pero cuando tenemos que eludir la responsabilidad, por ejemplo, la responsabilidad de vacunar a la población palestina contra Corona, solo tenemos que frotar la lámpara, ¡y sas! De repente, esta criatura emerge en todo su esplendor, quitándonos toda responsabilidad. “¿Vacunar a los residentes de Nablus y Belén? ¿Pero cómo estamos relacionados con ellos? Nablus y Belén no son nuestros en absoluto, es de la Autoridad Palestina”.

Pero quizás en Yom Kipur, cuando cada uno consigo mismo, o con un amigo del mal en quien se puede confiar, podemos ser más visibles. ¿Podemos admitir que avanzamos hacia la solución de las tres clases? Es decir, hacia un estado cuyos dos millones de ciudadanos son discriminados en educación, vivienda y vigilancia, y otros millones más ni siquiera son elegibles para votar en las elecciones. Un país, con tres tipos de personas. Un país, donde un tipo de personas siempre gozará de preferencia por la seguridad personal, el movimiento y el empleo.

Algunas personas recuerdan tales y tales ejemplos históricos. Es irrelevante. No hay dos casos iguales en la historia, y tan pronto como hace comparaciones históricas, inmediatamente comienza a discutir sobre si es similar, no similar y qué tan similar es a lo que sucedió una vez, y se olvida de hablar sobre lo principal: qué está sucediendo aquí y ahora. Hay que hablar de eso.

Traidores

La primera regla de la solución de tres clases es que no se debe hablar de la solución de tres clases. Al menos no en público. No se debe hablar de ello en público porque claramente no es una solución justa. Proviene de una cosmovisión que antepone otro principio a la justicia: la lealtad tribal. Aquellos que creen en el principio de lealtad tribal, creen que la misma exigencia de justicia para aquellos que no son miembros de la tribu es una traición.

Si bien no es aceptable que hablemos públicamente sobre la solución de las tres clases, la palabra “traidor” se lanza al aire en las noticias de la mañana. Originalmente, un “traidor” era alguien que, por ejemplo, daba secretos militares a un estado enemigo. Por ejemplo, Marcus Klingberg, quien proporcionó a los soviéticos información sobre el programa de armas biológicas de Israel. Hoy, por otro lado, para muchos israelíes, un “traidor” es todo aquel que cree que la justicia es a veces más importante que la lealtad a la tribu judía. Aquellos que, en nombre de la justicia, se oponen a la solución de las tres clases, han sido promovidos de sólo “almas hermosas” a “traidores”, incluso si en el ejército de Israel tienen el rango de general.

Antes de memorizar “hemos pecado, hemos traicionado, hemos usurpado”, primero debemos preguntarnos según qué principios morales definimos culpa, traición y robo. ¿Creemos que los judíos son personas superiores por naturaleza?

Considérese, por ejemplo, el trato recibido por la Corte Suprema de Justicia, que a menudo es acusada de traición. El problema que tienen muchos israelíes con la Corte no se deriva de una sentencia en particular ni de la identidad de un juez u otro. El problema tiene su origen en la identidad del propio tribunal superior, que es el Tribunal Superior de Justicia y no el Tribunal Superior de Lealtad. Quizás, todavía tratará de oponerse a él, en nombre del mismo juez. Por eso, prefieren eliminar de antemano el Tribunal Superior de Justicia, no quieren que haya ninguna institución en el país que esté comprometida con la justicia por encima de la lealtad.

Chimpancés

Se puede entender a quienes anteponen la lealtad a la justicia. Millones de años de evolución han quedado atrás. Todos los animales sociales, desde las hormigas hasta los chimpancés, santifican la lealtad a su grupo. Aunque los chimpancés también entienden qué es la justicia, para ellos siempre es secundaria a la lealtad. En un conflicto entre dos miembros de su banda, los chimpancés a veces se ponen del lado de la justicia. Pero en una disputa entre un miembro de la banda y un chimpancé extranjero, los chimpancés siempre preferirán al miembro, incluso si está claro que la justicia está del otro lado. Así es como la gente se comporta en muchas situaciones, como en los conflictos entre bandas criminales o en las rivalidades entre equipos de fútbol. Así se comporta la gente en muchas situaciones, como en los conflictos entre bandas criminales o en las rivalidades entre equipos deportivos (cuando Maradona marcó un gol con la mano, los hinchas argentinos no protestaron por la injusticia, sino que afirmaron que fue la mano de Dios).

El cálculo aquí es bastante claro. En muchas situaciones, si prefiero la justicia a la lealtad a una tribu, dañará mis intereses e incluso puede poner en peligro mi vida. Pero es precisamente por eso que la preferencia por la justicia se llama “moralidad” y no “interés”. La moralidad existe para aquellas situaciones en la vida donde el interés tira en una dirección y la justicia tira en otra. No hay duda de que es más difícil comportarse moralmente que comportarse con interés propio. Probablemente esta sea la razón por la que la religión judía ha establecido un día especial en el año para que nos preguntemos: “¿Nos estamos comportando lo suficientemente moral?” Necesitamos un día especial para preguntarnos: “¿Nos estamos comportando de una manera lo suficientemente interesante?” – Eso es lo que preguntamos todo el tiempo de todos modos.

Entonces, en este Yom Kipur, antes de memorizar “hemos pecado, hemos traicionado, hemos robado”, primero debemos preguntarnos según qué principios morales generalmente definimos como culpa, traición y robo. ¿Creemos que los judíos son personas superiores por naturaleza, con derecho a privilegios especiales? ¿Creemos que la justicia es a veces más importante que la lealtad tribal, o que la lealtad a la tribu es siempre superior a la justicia? ¿Y hay todavía una manera de conciliar el reclamo de valor a la justicia con el reclamo tribal de lealtad, sin tener que elegir entre los dos, y sin que el deseo de hacer justicia sea considerado en nuestro lugar una traición?

Acerca del Autor

Yuval Noah Hariri es profesor en el Departamento de Historia de la Universidad Hebrea y el autor más vendido de "Sapiens: De animales a dioses", “Una breve historia de la humanidad”, “La historia del mañana”, “21 pensamientos sobre el siglo XXI” e “Historia de la humanidad: Historia ilustrada “.

Este artículo fue publicado en YNET el 9 de Septiembre de 2021

Traducción: Daniel Kupervaser, en Twitter @KupervaserD

Foto Principal: Palestinians enter the main checkpoint separating Bethlehem and Jerusalem. (Activestills.org)

 

daniel.kupervaser.com