2022 · 01 · 18

Máxima autoridad de la iglesia ortodoxa de Jerusalén denuncia ataques de colonos israelíes a iglesias y a fieles

El patriarca ortodoxo griego de Jerusalén, Teófilo III, denunció hoy los ataques de los colonos israelíes contra santuarios, clérigos y cristianos en esa ciudad y en la llamada Tierra Santa, con el objetivo de expulsarlos de la región.

Durante un encuentro con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmoud Abbas, el religioso afirmó que esas acciones buscan amedrentar a los fieles, precisó la agencia oficial de noticias Wafa.

Explicó que los jefes de las diversas iglesias cristianas comenzaron una campaña internacional para denunciar al mundo esa situación.

En especial se refirió a los intentos de los grupos sionistas de confiscar varios inmuebles cristianos próximos a la Puerta de Jaffa, una zona utilizada por los peregrinos para trasladarse hacia la Iglesia del Santo Sepulcro, ubicada en la Ciudad Vieja.

Por su parte, el dirigente de la ANP reiteró el respaldo de su Gobierno a los habitantes de la ocupada Jerusalén oriental y prometió defender los lugares sagrados islámicos y cristianos de los colonos.

Hace una semana Teófilo III repitió las mismas acusaciones en una columna publicada en un diario británico.

Las iglesias están amenazadas por grupos radicales israelíes (…) debido a estos extremistas sionistas, la comunidad cristiana de Jerusalén está sufriendo mucho”, escribió.

Nuestros hermanos y hermanas son víctimas de crímenes de odio mientras las iglesias son profanadas y vandalizadas con regularidad y el clero es objeto de frecuentes intimidaciones, denunció.

El religioso ortodoxo afirmó que esos sectores extremistas no representan al pueblo judío.

Las tropas israelíes ocuparon la zona oriental de Jerusalén en la guerra de 1967, y desde entonces se niegan a retirarse pese a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU.

De hecho, en 1980 las autoridades israelíes declararon a toda la urbe como la capital eterna e indivisible del país, una postura rechazada por la comunidad internacional, que considera la zona este como parte del futuro Estado palestino.

Fuente: Prensa Latina