2022 · 04 · 28

Reporteros Sin Fronteras y Palestina: Periodistas bajo presión

Periodistas asesinados, heridos, con los ojos reventados, detenidos, interrogados y encarcelados. Medios bombardeados y clausurados … Esta es la realidad que viven los periodistas bajo ocupación militar israelí y que los medios occidentales ocultan. También, se debe mencionar que los periodistas siguen siendo víctimas de la luchas internas y absurdas que libran Al Fatah y Hamás en los territorios palestinos ocupados.

Periodistas asesinados, heridos, con los ojos reventados, detenidos, interrogados y encarcelados. Medios bombardeados y clausurados … Esta es la realidad que viven los periodistas bajo ocupación militar israelí. También los periodistas siguen siendo víctimas de la lucha que libran Al Fatah y Hamás en los territorios palestinos ocupados.

Ejercer el periodismo en Palestina es muy peligroso debido a las tensiones políticas. El ejército israelí asesinó a dos periodistas palestinos e hirió a decenas de reporteros cuando cubrían las “Marchas del Retorno” en la franja de Gaza.

En Cisjordania el ejército israelí usa balas reales para dispersar a los manifestantes, por lo que los reporteros se exponen a ser heridos de gravedad. Al menos tres periodistas palestinos, heridos de esta manera, han perdido alguno de sus ojos. Las fuerzas israelíes siguen deteniendo a periodistas palestinos, a quienes interrogan y mantienen retenidos, a menudo sin que exista un motivo claro.

En estos últimos años han sido cerrados por la fuerza diversos medios de comunicación palestinos acusados por las autoridades israelíes de incitar a la violencia. Los periodistas siguen siendo víctimas de la lucha que libran Al Fatah y Hamás en los territorios palestinos: padecen amenazas, interpelaciones, procesos judiciales mordaza, detenciones sin que existan cargos en su contra, violentos interrogatorios, así como la prohibición de cubrir ciertos acontecimientos.

Estas tensiones políticas, que se suman a las presiones ejercidas por las autoridades israelíes, vuelven muy difíciles sus trabajos y hacen que muchos de ellos se autocensuren.

En 2017 se bloqueó el acceso a varios sitios web de medios de comunicación que la Autoridad Palestina consideraba eran de oposición. La censura en línea a veces proviene de plataformas como Facebook y Twitter, que por presiones políticas de Israel suprimen publicaciones o cuentas de periodistas y medios de comunicación palestinos acusados de incitar a la violencia. Si algunos contenidos son suprimidos injustamente, es posible que vuelva a aparecer en línea si se recurre a los moderadores de las plataformas. No obstante, ONG locales continúan denunciando un “doble rasero” respecto a los contenidos israelíes y palestinos.

Fuente: Reporteros Sin Fronteras