2022 · 05 · 10

Israel destruye un edificio palestino en Jerusalén ocupada y deja a 35 personas sin casa

Es un edificio de cinco apartamentos en el sensible barrio de Silwan, situado al lado de la Ciudad vieja y donde muchos colonos israelíes se instalaron en los últimos años. La familia afectada pagó más de 100.000 dólares en los últimos años de multas y gastos para tratar de regularizar su situación pero sin éxito, ya que la ocupación israelí casi nunca autoriza edificaciones palestinas, mientras miles de casa para colonos ilegales se construyen ilegalmente sobre tierras ocupadas.

 

 

Maquinaria israelí derriba una casa palestina en el barrio árabe de Silwan, en Jerusalén Este, el 10 de mayo de 2022 afp_tickers

Las autoridades israelíes destruyeron el martes el edificio de una familia palestina en Jerusalén Este, dejando 35 personas sin hogar, en el último episodio hasta la fecha de las expulsiones en ese sector palestino de la ciudad bajo ocupación israelí.

"Empleados de la alcaldía llegaron a las 09H00 esta mañana. Forzaron la puerta y nos expulsaron sin dejarnos sacar nuestras pertenencias", declaró a la AFP Farès Rajabi, de 35 años.

Rajabi es uno de los residentes de este edificio de cinco apartamentos en el sensible barrio de Silwan, situado al lado de la Ciudad vieja y donde muchos colonos israelíes se instalaron en los últimos años.

Más tarde, un fotógrafo de AFP constató la destrucción del edificio de tres pisos de la familia Rajabi.

La Media Luna roja palestina registró cinco heridos en enfrentamientos entre la policía israelí y habitantes del barrio opuestos a la demolición.

En la parte oriental de Jerusalén, ocupada y anexada por Israel, centenares de familias palestinas presentes desde hace décadas están enfrentadas a órdenes de expulsión, especialmente en los barrios de Cheikh Jarrah y Silwan.

En mayo de 2021, manifestaciones de apoyo a familias amenazadas de expulsión en Cheikh Jarrah degeneraron en choques con colonos y la policía israelí, que anticiparon una oleada de violencia sangrienta en Israel y en los Territorios palestinos.

La familia Rajabi pagó más de 100.000 dólares en los últimos años de multas y gastos para tratar de regularizar su situación pero sin éxito, declaró Farès Rajabi, que denuncia una expulsión "política".

Según la ONU, cerca de 40 construcciones fueron destruidas desde inicios del año en Jerusalén Este, causando el desplazamiento de unas cien personas, antes de los miembros de la familia Rajabi.

Fuente: Swiss Info