2008 · 07 · 07 • Agencia Prensa Latina - México

Ejército israelí arremete contra pobladores palestinos de Naalín

El ejército israelí mantuvo hoy por cuarto día el toque de queda en la ciudad de Naalín, Cisjordania, y arremetió contra palestinos que protestaban contra la edificación de un muro de concreto y alambradas. Los militares lanzaron gases lacrimógenos y granadas de resonancia contra los manifestantes, quienes se oponen a la construcción de la valla de más de 700 kilómetros que separa de manera irregular a familias y las mejores tierras cultivables de esa región. La construcción de la muralla en esa área privará a sus habitantes de al menos 250 hectáreas de tierras de cultivo, denunciaron residentes.

El ejército israelí mantuvo hoy por cuarto día el toque de queda en la ciudad de Naalín, Cisjordania, y arremetió contra palestinos que protestaban contra la edificación de un muro de concreto y alambradas.

Los militares lanzaron gases lacrimógenos y granadas de resonancia contra los manifestantes, quienes se oponen a la construcción de la valla de más de 700 kilómetros que separa de manera irregular a familias y las mejores tierras cultivables de esa región.

La construcción de la muralla en esa área privará a sus habitantes de al menos 250 hectáreas de tierras de cultivo, denunciaron residentes.

Tel Aviv asegura, por su parte, que con la valla trata de impedir la penetración en territorio de Israel de atacantes palestinos procedentes de Cisjordania.

Durante las últimas jornadas, los habitantes de Naalín intentaron obstaculizar las labores de las buldózer del ejército israelí con las cuales se levanta el muro, y según fuentes castrenses ocho empleados de seguridad y dos obreros de la construcción sufrieron heridas.

Los militares calificaron de violentas las demostraciones de los últimos días, por las que las tropas de ocupación clausuraron los accesos al poblado, y aseguraron que el cierre iba a estar vigente mientras continuaran los desórdenes.

El negociador palestino Saeb Erekat condenó las atrocidades israelíes en Naalín y pidió el cese inmediato de la construcción del muro y los asentamientos.

En 2004 la Corte Internacional de Justicia de la Haya calificó el llamado muro segregacionista de ilegal, lo cual fue ignorado por las autoridades de Tel Aviv.

lma/jcd

Agencia Prensa Latina - México